BENITO


El 8 de marzo de 1964, quedará marcado para siempre en mi memoria a consecuencia del fallecimiento de Vicente. Siempre le recordé y recordaré por lo que en mi vida significo.

La agencia donde trabajaba, seguía funcionando bien y aquel verano solo pude pasar 15 días en Villalba. Salía a las 13:30 y puesto que  mi trabajo se encontraba en la Calle Real, al lado de una zapatería que se llamaba "Vogue" me encaminaba por La Marina hacia La Solana, que era la piscina del hotel Finisterre. Tomaba un poco el sol, me bañaba en la piscina y comía un bocadillo. Ya fresquita,  hacia las 4 de la tarde, volvía al trabajo. A las 8 de la tarde, solía salir hacia casa, sin antes dar un paseo por la Calle Real, donde vuelta tras vuelta, solía quedar con alguna amiga de entre las dependientas  que trabajaban en La Maja, una tienda de ropa que estaba a unos metros de mi agencia. Tres días a la semana iba de 7 a 10 de la noche a la calle Olmos.  Estaba entonces El Ballet Gallego en esa calle, encima de una cafetería que se llamaba Chipen. Yo seguía bailando aunque no iría a la Feria Mundial de Nueva York con la Compañía, ya que no tenía permiso.  Precisamente allí, estaba yo el día que asesinaron al presidente Kennedy. Hay días que cuando sucede algún suceso importante, recordamos con nitidez donde estabamos.
Así transcurria el día a día en esta tierra, siempre añorando a mi familia que tan lejos se encontraba. Aún me quedaba mi prima Tere con la que salía con frecuencia. Ella trabajaba en la refinería de petroleos que por aquella época se estaba construyendo en La Coruña.
Benito, aquel muchacho que había conocido allá por diciembre, en el baile de mis compañeras de PREU de la academia Nebrija, estaba navegando en un barco, ya que estaba estudiando en La Escuela de Nautica de La Coruña. Debía hacer prácticas de navegación durante 150 días, antes de regresar en junio y así  terminar su carrera, examinandose para conseguir el título de Jefe de Máquinas. Ya sería el final de sus estudios y tras unos días en tierra, embarcaría en un petrolero de la C.A.M.P.S.A., el monopolio que administraba el petroleo en España por aquel entonces. Benito ya había navegado en esa flota, como alumno y maquinista durante 5 años.
Estas fotos son del día 25 de junio de 1964. Recibiendo el diploma de manos del Director de la Escuela de Nautica D. Honesto Valle Collantes y del Capitan General de La Coruña. Fue el nº 2 de su promoción.
Benito, era hijo de un marino de raza y de una maestra hija y hermana de periodistas. El padre estaba de maquinista en un barco de C.A.M.P.S.A. que surtía a los pesqueros de petroleo en el muelle del Berbes en Vigo, ciudad donde vivían. Tras 15 días embarco en el petrolero Campogris que hacía la ruta por el Mediterraneo.

Cada vez era más la añoranza que sentía cuando venían a mi cabeza los recuerdos de mi vida con mis padres, mi hermano y toda la familia que no volvería a ver jamás. Y de aquella tierra que con sus defectos había sido un paraiso incomparable con la España que yo estaba viviendo, con la agravante que me sentía una extraña entre todos. Aún así echaba fuera esos pensamientos y seguía adelante. Como casi siempre en verano, fuí a Villalba a pasar unos días de vacaciones. Ese año en particular fue duro, Vicente ya no estaba. El primer día que llegué acudí al cementerio para rezar ante su tumba. despues me acerque a la casa de sus padres y recuerdo con cariño el afecto hacia mi, que siempre me dispensaron, al igual que sus hermanos con los que charlaba habitualmente durante los días que pasé en Villalba. Ellos volverían a Madrid.....en septiembre y después de San Ramón, fiesta local de Villalba, volví a La Coruña..


¡¡HOLA, HE VUELTO!!

He pasado unos años sin escribir. Ahora retomo mi blog. Posiblemente, esta parte que voy a contaros, fue una de las más tristes de mi vida, y han sido muchas.
En mi último relato, os conté, que estando enfadada por la actitud hacia mi de Vicente aquel verano y confiando en que él reaccionaría durante el siguiente, seguí con mi rutina diaria, también os conté que en un baile de Preuniversitario de mi Academia, conocí a un chico. Benito.
En diciembre de 1963, ¡Por fin! Recibí una carta de Vicente, un poco extraña, se excusaba por su comportamiento y daba explicaciones, terminaba con una frase que me resultaría muy significativa más tarde, pero que en aquel momento no lo aprecié. "Bueno Telly, como decía el poeta; Cuantas cosas te diría si supiera escribir".  Ésta era la frase que tomaría cuerpo, tres meses despues.
La Navidad del 63, las fuí a pasar a Villalba. Como siempre, estuvé muy arropada, recuerdo que esos días fuimos al cine en Lugo, a ver la pelicula Psicosis. La casa de Luis Bouza, tenía 2 pisos y los dormitorios estaban arriba en el 2º piso, cada vez que subiamos a dormir por la noche, lo haciamos corriendo porque nos parecía ver a Anthony Perkins con el cuchillo, bajando las escaleras para acuchillarnos. Aquello duró unos pocos días. Antes de volver a La Coruña, Bouza, que era abogado, recibió la visita de una tía de Vicente, me pareció raro, pues toda la familia residia en Madrid durante los inviernos. Al salir del despacho Raquel, la tía de Vicente, me saludó con mucho cariño y se despidió. Más tarde, le pregunté a Bouza por la visita y me dijo que eran cosas de algún papeleo. La tristeza con la que me miró el mejor amigo de mi padre, me preocupó.
Vicente
El día 8 de marzo de 1964, recibí una llamada de Villalba. Era Mª Fernanda y lo que me dijo me dejó helada. -Telly, te llamo para decirte que Vicente falleció y le traen de Madrid, ¿Vas a venir?. Lo único que pude decir fue..-Mierda, no. Y colgue.
Solo voy a contaros que reaccioné como pude, que yo misma no se. Estaba tan sola, tan joven y necesitaba tanto cariño, que me comí mi dolor como pude.
Nunca supé que tenía Leucemia, ni desde cuando él lo sabía, ahora si me pareció entender esa frase que luego su que era de Campoamor. ¡¡¡Cuantas cosas te diría, si supira escribir!!!...En ese momento tomó significado esta frase final de aquella carta. Él sabía que se moría... Nunca olvidaré mi primer amor, tan puro y tan bonito. Descansa en Paz.

ABUELITA..¿QUE ES CUBA?

Hoy estoy que lo tiro, hasta arriba de nostalgia, pero el que quiera que lo lea y el que no que le de al ratón.
Como todos los días, a falta de pan... tortas, me zambullí en lo único que puedo para contactar con mi obsesión CUBA, es enfermizo, pero no hago daño a nadie. Esto es de la pagina de Juan Perez. juanperez.com, no es precisamente lo que le digo a mis nietas, pero como no se describirlo tan bien, lo fusilo. En este caso es un escrito que le envió Migdalia Gari de Ferrer. Ahí va:
Abuelo: ¿Qué cosa es Cuba?
Y el abuelo le responde: Okay, pero no corras, siéntate tranquilito por unos segundos, que yo te voy a explicar Cuba no es el Quetzal Guatemalteco, ni el Águila Americana. Cuba es un Tomeguín del Pinar. Cuba no es Rock and Roll ni Tango ni Merengue. Cuba es Rumba, Cuba es Guaracha, Cuba es Son y es Danzón. Cuba no es un sueño mío, Cuba es una realidad, Cuba es algo que aunque creas lejos, está muy cerca. Mira, toca mi corazón y sentirás los latidos de Cuba Cuba es mi madre, Cuba es la madre de tu padre y la tuya propia. Cuba es mi cuna. Cuba es hoy, mañana y siempre. Cuba es el pasado, Cuba es el presente, y Cuba es el futuro. Cuba no es Fidel Castro, Cuba es Maceo, es Martí, es Máximo Gómez, es Pedro Luis Boitel, es Vicente Méndez. Cuba no es de los esclavizadores sino de los que un día romperán sus cadenas. Cuba es un gallo que desde la campiña oriental nos despierta cada mañana. Cuba es Ron, es Tabaco, es Azúcar, es las Mulatas de Fuego en el Tropicana. Cuba es una Fijación Mental. Cuba está en un Bolero, en un Olor, en un Suspiro y en las Lágrimas que a veces puedes ver rodar por mis mejillas Cuba es un Cielo Azul como el que nunca tú has visto. Cuba es Temporal y es un Arco Iris. Cuba es Quintín Banderas y Calixto García. Cuba no es ni Negra, ni Blanca, ni Mulata. Cuba es un Arado, un Bohío, un Himno, un Escudo, una Bandera y un Machete Mambí. Cuba no es Washington, ni es Moscú, ni es París, ni es Madrid. Cuba es Varadero. Cuba es el Salto del Hanabanilla. Cuba es un guajiro gritando: Coge el trillo Venao. Cuba no es saber decir: Coño, Cuba es saber decir: ¡Patria!, pero si quieres usar la palabra Coño utilízala nada más que para decir: ¡Yo soy Cubano, Coño! Cuba es una historia. Cuba es miles de páginas de historia anegada con mucha sangre de cubanos, para que tu puedas tener el orgullo de decir; por mis venas corre sangre cubana. Por mis venas corre la misma sangre de mi padre, y la misma sangre de mi abuelo y la misma sangre de Ignacio Agramonte' Cuba no es solamente una isla. Cuba es Monumento, Cuba es Altar. Y no basta tener a Cuba en el pensamiento, hay que ponerla en un Pedestal. Y no basta con tenerla de adorno en el ojal del traje, hay que llevarla en el alma y dentro de nuestro ser. Ser cubano es un Derecho, ser cubano es una Religión. Ser cubano no es una obligación, ser cubano es una Bendición de Dios. Cuba es Celia Cruz gritando: Azucaaaa, Cuba es Ajiaco, Cuba es Quimbombó y Malanga Amarilla. Todo me recuerda a Cuba. Cuba está en el sándwich y la media noche que me como, en el Ironbeer y la Materva, en el pastelito de guayaba , en una Mariposa volando a mi alrededor , en una Vieja Canción de Ñico Membiela y en un chiste de Álvarez Guedes Cuba es la Protesta de Baraguá. Cuba es el Grito de Baire. Cuba es el Grito de Yara. Cuba es: La Tierra más hermosa que ojos humanos han visto, como dijera Cristóbal Colón. Cuba es el Indio Hatuey, Cuba es Playa Girón, Cuba es el 20 de Mayo de 1902 ¡Si! Cuba es Fiesta, Pachanga, Carnaval y Ron Bacardí. Pero Cuba también es: Miles y miles de Mártires Caídos desde 1492 hasta el año 2001 Cuba es: Un tesoro escondido que yo quiero encontrar. Sé que está ahí pero no lo puedo tocar. Y si tu abuelo muere sin ese tesoro, no llores. Levanta la frente y ante su tumba promete: ¡Que tú lo vas a buscar! ¡que tú lo vas a encontrar! ¡y que tú lo vas a rescatar! Y con lágrimas en los ojos el nieto responde:Okay abuelito. Can I play now?

19 DE DICIEMBRE DE 1963

Aquel año iba a ser definitivo en mi vida futura.
Ya había perdido las esperanzas de volver a La Habana, por lo menos en un corto espacio de tiempo, me había resignado, con 19 años era fácil. El día no me llegaba para hacer todo, trabajada desde las 8:00 de la mañana hasta las 7:00 de la tarde, rápidamente al salir, iba a estudiar mecanografía y contabilidad a la calle Panaderas, en la Academia Nebrija, estaba hasta las 9:30, excepto los jueves y viernes que iba a la calle Olmos a ensayar al Ballet Gallego, esos días llegaba a casa a las 10:00. No padecía insomnio, naturalmente dormía placidamente, a pesar que me sentía preocupada por la actitud de Vicente aquel año, pero no pensaba mucho esperando arreglarlo al verano siguiente.
Lo de ir a Nueva York se me había chafado, al enterarse mis padres de nuestra intención y no haberme dado permiso, a pesar de haber sido escogido para ir. La verdad es que no me llevé gran disgusto.Kiko, por aquel entonces seguía estudiando en Georgia, esta vez había optado a una beca en la Universidad de Athens y al serle concedida cursaba la carrera de Físicas y Matemáticas. Durante los veranos, trabajaba donde encontraba, ya fuese fregando platos o vendiendo helados en un coche para poder mantenerse, echando la vista atrás, la vida te da sorpresas, recuerdo en Tarará, cuando esperábamos el carro de los helados que pasaba todas las tardes por las casas de la playa tocando una melodía muy pegadiza y saliendo de la casa los dos con los 20 ctvs que valía cada popsicle (bombón helado) mamá siempre tomaba un Coco Glace, esto era media carcasa de coco llena de helado de ese sabor. A papá le gustaba mas un Hight Ball, que era una bebida que consistía en dos dedos de Whisky y otros dos de Ginger Alle. Jamas pensó Kiko que algún día él sería el conductor de un carrito como aquel.
Os estaréis preguntando lo que pasó aquel 19 de diciembre, je; je, ahora os lo cuento:
Antes de las vacaciones de Navidad, las niñas de Preuniversitario, lo que ahora es la Selectividad,
hacían un baile para recaudar fondos para un viaje de fin de curso.Lo hacían en una sala de baile que se llamaba La Granja, me dieron 2 invitaciones para asistir, a mi no me hacía gracia, pero a una compañera que se llamaba Paquita le gustaba un niño de Preu y me dijo: -Vamos, Estrella, acompáñame por favor, que no va nadie de nuestro curso. -Me lo pienso, pero si voy cuando te quedes con Luis me vuelvo para casa. Contesté. No se por que no sentía ninguna gana de ir y era raro porque a mi, me gustaba mucho bailar, en fin... como puede cambiar el destino por tomar una acción u otra.
Llegó el sábado 19 y me vino a buscar Paquita, caminamos hacia La Granja que quedaba muy cerca de mi casa, que estaba en la calle del Sol y la sala se encontraba al final de la calle Marques de Pontejos. Había poca gente, aun era temprano, yo ya tenía ganas que apareciera Luis y se llevara a la tal Paquita, así que nos sentamos en una mesita y pedimos una coca-cola, enseguida empezó a llegar gente y se animó, tremendo alboroto se formó de pronto. Al fin apareció Luis y vino directamente hacia nosotras, por lo cual respiré aliviada, me largaría pronto, pero vi a un amigo mio de la pandilla de cubanos que a veces hacíamos grupito en los jardines de Méndez Núñez y que me caía muy bien, al verme se acercó y salimos a bailar, no es que los españoles bailaban mal pero bailar con un cubano era otra cosa, pensé que ya, no me iría tan pronto y así fue, bailamos un montón y charlamos mucho sobre La Habana y nuestros padres, como siempre al final, la añoranza de la distancia nos unía. Ya sobre las 8:30 Pedro que así se llamaba mi amigo, se fue a buscar a su chica, cuando iba hacia mi amiga para avisarla que me marchaba, de pronto se paró un chico haciendo una reverencia y me dijo:-¿Bailas?...ni miré para el ya bailando me fijé un poco, no me sonaba y además no hablaba nada, pero al parar la música se enrollaba de mala manera y enlazaba otro baile, así hasta cinco, ya cansada le dije que me iba a sentar y vino detrás de mi, tomamos algo y a las 9:45 le dije:-Mira yo me tengo que ir, así que...encantada de conocerte y hasta vernos...., le dije. Ya recogía mi abrigo y enfilaba hacia la puerta, cuando alguien me llamó, era él, que tras despedirse de sus amigos, se proponía acompañarme a mi casa. Así fue, charlando recorrimos los 400 metros que había desde La Granja, hasta mi casa, donde tras pedirme el teléfono, nos despedimos. Al día siguiente, que era domingo, como todos los festivos, fui a misa, al llegar a casa me enteré que me había llamado un chico, supuse quien había sido. Cuando estábamos comiendo, sonó el teléfono y era Benito, así se llamaba, quedamos a las 7:00 de la tarde, en el portal de mi casa, donde me había dejado el día anterior. Como había quedado, a las siete en punto, para mi la puntualidad era y es muy importante, bajé al portal, no había nadie, esperé media hora larga y cuando me estaba desesperando, se me ocurrió mirar hacia la siguiente calle y allí estaba un chico que se parecía al del día anterior. En aquel momento, pasó por delante del portal un niño, le paré y le pregunté.: -¿Me harías un favor?, ¿ Podrías preguntarle a aquel señor que está en la esquina si se llama Benito?. El niño, muy amable, asi lo hizo. Viendo que el señor asentía con la cabeza, emprendí mi camino hacia alli, al pasar de largo por delante de él, se dió cuenta, que yo era la chica que esperaba, ya cuando estaba a 30 metros, sentí que me llamaba acercándose corriendo.
Tiempo más tarde, supe que el día anterior había estado un poquito perjudicado a consecuencia de haber pasado la tarde con unos "buenos amigos" y seguramente habrían tenido mucha sed. Yo le notaba un raro acento, no era otra cosa, que se le trababa la lengua. Pero yo no lo podía saber, porque nunca antes le había oido hablar....

1963 II

Tere y yo por las calles de La Coruña.
A pesar de la frialdad de Vicente, mi vida seguía transcurriendo. De vez en cuando, me asaltaban pensamientos, pero los descartaba rápidamente, al fin y al cabo si su silencio se debía a que ya no sentía por mi lo que yo había pensado, nadie tiene el derecho de exigir unos sentimientos que no existen, a otro. Trataba de distraerme y lo conseguía, en el trabajo ampliamos la agencia, ya no nos dedicábamos solamente a hacer anuncios, José Luís Dorrego se había buscado un socio que era el jefe de publicidad de una empresa bastante importante, por aquel entonces, de La Coruña. Manuel Caamaño, era el nombre del nuevo socio, era un hombre muy innovador, tenía grandes ideas y experiencia, así comenzó la nueva agencia que ahora se llamaría "Publicidad Eficaz". Pronto empezó a venir gente nueva, dos escaparatistas, un delineante, otro dibujante..en fin aquello tomaba cada vez mas cuerpo....ya no tenía que ir a la radio ni al periódico a llevar las ordenes de publicidad, ya teníamos un chico de recados que haría ese trabajo.Todo tomó un ritmo frenético y se trabajaba mucho, hacíamos todos los escaparates de la Calle Real, que por entonces era el centro comercial, junto con San Andrés, que había en La Coruña, incluso hicimos una revista sobre la ciudad que se llamó "Galícia 63" que aunque pasó sin pena ni gloria, para nosotros supuso un reto importante.
Aquel otoño de 1963, cuando fui a pasar unos días a Villalba, noté que la gente me miraba y hablaban entre si, parecía como si me tuviesen pena, al llegar a casa de Bouza, les conté el extraño comportamiento de la gente hacia mi.....entonces Bouza, me indicó que subiese a su despacho con el, tras cerrar la puerta me mando sentar y muy serio comenzó a relatar lo que creía que pasaba: -Mira Tellita; aunque no es fiable, existe un rumor de que papa fue hecho preso y asesinado por el G2 (férrea policía del régimen)y hasta verificar este rumor no tengo intención de desvelarlo. Estoy en contacto con los amigos de tu padre de Asturias que todavía quedan en Cuba, cálmate, en cuanto sepa algo, no dudes que te lo contare. Mi padre, al que adoraba, era el baluarte de toda la familia, enseguida pensé en mamá, sola en La Habana y sin él y mi angustia fue terrible, llamamos a González a Salas (Asturias), él ya tenía noticias de lo que había pasado, pues tenia un sobrino en la Policía, un alto cargo y nos tranquilizó al decirnos que ya todo había pasado y estaba aclarado.
Esto fue lo que pasó: Mi padre, siempre había dicho, que lo que había conseguido con su trabajo de tantos años en la isla, debido a su sacrificio, no lo entregaría, ya que todo el que salía de Cuba teniendo propiedades, tenía que renunciar a ellas y así lo hizo, sacándonos a mi hermano y a mi de Cuba, hasta que, le quitaran todo.
Papá, tenía un primo que era piloto de Iberia, no era la primera vez, que en petacas de puros le había sacado varias, llenas de piedras, sobre todo diamantes, oro y todo lo que podía conseguir deshacer el orfebre, para después colocar poco a poco joyas que conseguian y chapaban de oro, en los mostradores, un trabajo de chinos. Por aquellos días, como la gente salía a montones de la isla, los que tenían dinero, compraban joyas que fueran pequeñas pero valiosas, esas, estaban en la caja fuerte e iban saliendo poco a poco, así fue, como se las arregló mi viejo para poder sobrevivir, ya que las cuentas del banco, estaban congeladas e intervenidas. Las petacas, al llegar a Madrid, eran llevadas al Banco de La Coruña, que entonces se llamaba así, antes de que pasara a ser Banco de Bilbao y en donde el hermano de Luis Bouza era el Director. En la caja fuerte del despacho de Emilio Bouza, reposarían.... En Cuba, la policía sospechaba de este piloto, ya que cada vez que llegaba de España visitaba "La Sultana" y por el parentesco, para con papá. A los tripulantes de compañias extranjeras no se les solía registrar, pero por lo que fuera este chico fue registrado y le encontraron este paquetito. Él dijo, que le había dado el paquete un señor que no conocía, diciéndole que eran habanos y el por su buena fe lo había cogido, al ser español simplemente tuvo que entregar el paquete y nada más. Como se puede apreciar, la policía cubana estaba muy al día sobre la investigación, los cubanos, aun ahora, se espían unos a otros. Papá estuvo 3 días allí preso y sometido a interrogatorio. Al tercer día, también por mediación de un amigo que tenía, ya se sabe, apareció por allí y logro que lo soltaran. Tras 3 días de oscuridad, hambre, sed y por supuesto sin haber podido fumar, respiró profundamente y estuvo mucho tiempo en la puerta, sin moverse, disfrutando de la libertad y pensando que se había librado de una buena....Cuando cerca de él, escuchó hablar a dos milicianos que refiriéndose a el decían: -Hay que ver "compañero" tremendo carro tiene este "galleguito"!!, Papa al oir esto, se dirigió hacia ellos y les dijo: -Así que les gusta el carro ¿No?... A lo que ellos respondieron: -¡Caballero!, como no, tremenda maquina!....Papa sin pensarlo un segundo, abrió el coche, cogió la documentación y mirándoles a la cara, les dio documentación y llaves, diciéndole a uno de los milicianos: -Se lo regalo, aquí está todo lo que necesitan...... Sin mas, comenzó a caminar con toda la dignidad de la que era capaz, rumbo a una parada de autobús ansiando llegar a casa para ver como estaba mamá, que conociéndola (pensaba él) habría revuelto La Habana con todos sus pobres habitantes, ya que él no había podido ni siquiera hablar por teléfono con ella. Una vez que ya tranquilos los dos, se compraron un coche ruso que les duró hasta que pudieron salir. De todo lo anterior, me enteré muchos años mas tarde. Naturalmente....

1963

Tras el susto del pasado año y ya en paz todo el mundo, proseguía mi vida placidamente aunque no tan feliz en casa como esperaba, no era que me tratasen mal, que no era el caso, pero exrañaba mucho a los mios y la situación se estaba alargando demasiado. Bouza, intentó llevarme a vivir con ellos y mi primo se negó en rotundo, aduciendo que él tenía la Patria Potestad y que su tío había confiado en él para que yo estuviese allí, me extrañó mucho su actitud, pues eran constantes sus quejas hacia mi, a pesar que mi comportamiento era perfecto, tanto que los vecinos me ponían de ejemplo, años mas tarde, sabría por que.
En la Academia Nebrija, a la que seguía acudiendo después de trabajar, había una niña que se había inscrito en el Ballet Gallego porque estaban buscando gente, necesitaban chicas altas porque en ese Ballet habían dos grupos, altas y bajas...supongo que por estética, al preguntarle el motivo por el cual estaban buscando chicas, me dijo que los habían seleccionado para ir a New York en el 64 a la Feria Mundial que tendría lugar en esa ciudad.......se me encendió la bombilla....iría allí y si me seleccionaban llegaría a New York. Por entonces yo medía 1,72 cm. asi que estaba en el grupo que querian. Mi proposito era, por supuesto, irme a Estados Unidos aprovechando ese viaje y con la complicidad de mi hermano, suponiendo que todo me saliese bien. Efectivamente me eligieron y comencé a ir tres veces por semana a las dependencias del Ballet Gallego, que entonces estaba en el primer piso de una casa en la Calle Olmos, encima de un Bar que se llamaba El Chipén. Rey de Viana, el director del Ballet, me preguntó si habría algún problema para que yo viajara, a lo que le respondí que no, que a pesar de mi edad no era el caso, al fin y al cabo así lo creía pensando que cuando mis padres supieran que quería irme para Estados Unidos con Kiko, lo verían bien ya que papa me había hecho escoger entre España y Estados Unidos. Me sentía super, ya que era muy fácil la coreografía y los pasos eran sencillísimos, lo peor era poder caminar con una sella, (recipiente típico gallego para trasegar el agua), en la cabeza, pero lo logré y muy bien, por cierto. Llegaba a casa extenuada, pero que me echaran mas, podía con todo.
Le escribí a Kiko contándole mis planes y a él le pareció de perlas, así que me sentí aun mejor si cabía, él por su parte hacía sus planes. Kiko, ante la imposibilidad de recibir dinero de Cuba, por el bloqueo, estudiaba gracias a una beca que conseguía hincando los codos todo el año, y por el verano trabajaba fregando platos, o en lo que le salía para poder pagarse la estancia de esos meses, tuvo que ser muy duro, lo se, se había graduado y comenzaba su carrera de Matemáticas y Fisica, en Athens University, en Georgia.
Y llegó el verano, aquel verano no fue como yo había planeado, pude estar pocos fines de semana y algunos días, Vicente no vino por Coruña como otros años y ni me llamó, me extrañó, pero pensé que al verlo en Villalba me explicaría algo, asi fue, había estado enfermo durante el invierno, no me había dicho nada porque no quería preocuparme, lo note frio y casi no salía, pero en las fiestas de San Ramón, estuvimos juntos, ya en septiembre nos despedimos y le noté muy triste. Vicente, no me escribio ni me llamo en todo el invierno, su silencio lo tomé como que habría conocido a alguien y le resultaría embarazoso hablar claro conmigo, asi que proseguí con mi rutina diaria, trabajo, clases y mi proyecto con el Ballet.

1962

Este año transcurrió placidamente hasta octubre.....ya sabréis por que.
Seguía trabajando, estudiando, yendo a Villalba en Carnavales, Semana Santa y verano, aunque en este último caso, menos días, ya que al trabajar podía escapar menos, Vicente y yo seguíamos escribiéndonos y viéndonos en verano. Eramos muy jóvenes y aun puedo recordar la ilusión con la que vivía aquellos tiempos.
Las noticias sobre Cuba las seguía con atención, sobre todo en lo concerniente a la llegada de transatlánticos a la Estación Marítima de La Coruña procedentes de mi isla, unas veces porque venía alguien conocido y otras, simplemente solo por curiosidad. Por aquel entonces, los barcos venían cargados de curas, ya cuando salí corría un cantito que decía "Hombre blanco, vestido de negro, que no corte caña...para España" y ahora me viene a la mente otro que decíamos en Cuba cuando por delante de mi casa por las noches, allá por 1959, entrenaban los milicianos diciendo: "Un, dos, tres, cuatro, patria o muerte, venceremos, un, dos, tres, cuatro, viva fidel castro ruz (lo pongo en minúsculas porque, para mi esa es la importancia que le doy) y nosotros desde arriba decíamos: Un, dos, tres, cuatro, comiendo mierda y rompiendo zapatos. Un, dos, tres, cuatro, si vienes los yankies no queda ni el gato.....jejeje...pero no llegaron.........
Bueno, sigo a lo que íbamos...en octubre de 1962 llegó una noticia que me tuvo en ascuas durante muchos días, nada mas y nada menos, era, que los americanos por medio de unas fotografías aéreas, habían descubierto que en Cuba se estaban instalando unos misiles nucleares rusos, esto era preocupante ya que el lugar era muy peligroso debido a la cercanía con los Estados Unidos. Inmediatamente, E.E.U.U. dio un ultimátum a Cuba, para que cesaran la instalación y desmantelasen los misiles instalados. Aquello se llamó "La Crisis de los Misiles" y duró 13 días en los cuales se temía una guerra no tan fría como la que había, sino mas bien caliente y en la que, aparte de todo el mundo, estarían en peligro, principalmente, los cubanos, ya que se temía un bombardeo a la isla. Aquellos días fueron los mas angustiosos de mi vida, tanto, que me planteé incluso, el marcharme de España, lo contaré mas adelante, estaba tan sola...y sobre todo, me sentía tan sola. Pero aquello se arregló debido a una negociación con el Gobierno Ruso, por la cual el Gobierno estadounidense se comprometió a no invadir Cuba jamás, a cambio del desmantelamiento de los misiles, por fin respiré tranquila, seguramente los cubanos no se habían enterado de nada, por supuesto no lo mencioné en mis cartas, años más tarde pude hablar de esto con mis padres, ya en España.

ABRIL DE 1961, BAHIA DE COCHINOS

Último verano en Tarará, marzo de 1955, Kiko, Tere, Garcilaso y yo.
Aquel año, trajo muchas novedades a mi vida, he pasado por alto la invasión a Playa Girón, llamada también Bahía de Cochinos, este suceso, hubiese sido la solución a la situación que comenzaba a destrozar Cuba. Kennedy, había llegado a la presidencia de Los Estados Unidos ganando las elecciones en noviembre de 1960, por entonces se estaban entrenando jóvenes cubanos para derrocar al por entonces Gobierno cubano, lógicamente debían de hacerlo así, ya que de otro modo sería una ingerencia extranjera, aunque fue financiada y entrenada por ellos. Aquella invasión fracasó debido a la marcha atrás del Presidente Kennedy, al no respaldarla con la ayuda de la aviación norteamericana y dejando abandonados a cientos de cubanos, la mayoría entre 16 y 20 años que fueron hechos prisioneros.... los que sobrevivieron, años mas tarde , fueron cambiados por tractores, arados, machetes etc...debido a la negociación hecha entre ambos gobiernos.
Entre llos prisioneros de Bahía de Cochinos, estaba un amigo nuestro de los tiempos de Tarará, Garcilaso Rey Padrón, uno de los niños que todos los veranos y fines de semana jugaban con nosotros y montaban a caballo en la playa. Lasito, asi le llamábamos estudiaba con Kiko en La Salle, aunque un curso menos que el, ya que tenía mi edad, infinidad de anécdotas me vienen a la memoria, aquellos años fueron muy dichosos. Supe de su participación en la invasión por Kiko que desde Estados Unidos me lo contó.
He prometido no tocar el tema politico en este blog, pero estos comentarios que me permito fueron vividos y son historia.
Sigamos con mi relato desde España: Iban a ser las primeras Navidades lejos de mis padres, aquello se estaba alargando mucho....en casa, todo seguía mas o menos igual, a la fuerza...ahorcan. Voy a obviar los acontecimientos desagradables que sucedieron en cuanto al trato que recibí durante los años en los que viví en La Coruña, lo hago, principalmente, por respeto hacia mis primos a pesar de todo y porque no quiero revivirlos nuevamente.
En el trabajo, había bastante movimiento, aunque estabamos empezando, ya muchos comercios confiaban en nosotros para su publicidad, el personal éramos, por entonces, Chiri, la secretaria, José Luis y yo. Al salir de la Agencia iba a la Academia hasta las 9.30, excepto los fines de semana que los aprovechaba para ir al cine, a bailar o simplemente a pasear.
El día de Nochebuena, fuimos a cenar a casa de un cuñado de Juán, casado con una hermana de su mujer, Mª Luisa, asi hariamos todos los años siguientes, ellos vivian en la Avenida de Finisterre, casualmente dos portales mas arriba de donde Tere vivia con sus tios. Cenamos, y tras los postres, el que quería iba a la Misa del Gallo. Juan no era creyente, asi que no obligaba a nadie, mejor....Éramos una porrada de gente, me acordé tanto de mis Navidades anteriores, tan distintas y con tanta gente querida que nunca mas volvería a ver.
Mi pensamiento siempre al acostarme era el mismo...¡Dios mio, haz que todo se arregle pronto y pueda volver!

Y DIOS CREO........ A LA MUJER

Para cuando a Dios se le ocurrió crear a la mujer, por aquello de darle una "compañera" al hombre que había creado, ya estaba en el sexto día de trabajo y en horas extras. Estando en plena faena, se le acercó un ángel y le dijo:
-¿Por que empleas tanto tiempo en esta criatura? El Señor le contestó:
-¿Has vista la hoja de especificaciones para ella? Debe ser completamente lavable pero no ser de plástico, tener 200 piezas móviles y ser capaz de funcionar con una dieta de cualquier cosa, incluso, sobras, tener un regazo que pueda acomodar a cuatro niños al mismo tiempo y tener la capacidad de dar un beso que pueda curar desde una rodilla raspada hasta un corazón roto, lo hará todo con dos manos.
-¿Tan solo con dos manos? Eso es imposible...y ¿Es este solamente el modelo estándar? Es demasiado trabajo para un día, espera a mañana para terminarla. Le contestó el ángel.
-No, no lo haré, protestó Dios. -Ya estoy muy cerca de terminar esta creación que es favorita de mi propio corazón. Y continuó relatando sus cualidades:
-Ella se cura sola cuando está enferma, puede trabajar días de 18 horas. El ángel se acercó y tocó a la mujer:
-Pero, la has hecho tan suave...Señor.
-Es suave, dijo Dios, pero también es fuerte, no tienes ni idea de lo que puede aguantar y lograr.
-¿Será capaz de pensar? Preguntó el ángel.
-No solamente puede pensar, sino también razonar y negociar. El ángel entonces, notó algo y alargando la mano, tocó la mejilla de la mujer.
-Señor, parece que este modelo tiene una fuga, te dije que estabas tratando de poner demasiadas cosas en ella.
-Eso no es ninguna fuga, eso es una lágrima. Le corrigió el Señor.
-¿Para que es la lágrima? Preguntó el ángel, y dijo Dios:
-Las lágrimas son una manera de expresar su dicha, su pesar, su desengaño, su amor, su soledad, su sufrimiento y su orgullo. Esto impresionó mucho al ángel.
-Eres un genio, Señor, has pensado en todo, la mujer es verdaderamente maravillosa.
-Lo es, la mujer tiene fuerzas que maravillan al hombre, aguantan dificultades y llevan grandes cargas, tienen felicidad, amor y dicha, sonríen cuando quieren llorar, lloran cuando están felices y ríen cuando están nerviosas, luchan por lo que creen, se enfrentan a la injusticia, no aceptan un no por respuesta cuando ellas creen que hay una solución mejor, se privan para que su familia pueda tener, van al médico con una amiga que tiene miedo de ir sola, aman incondicionalmente, lloran cuando sus hijos triunfan y se alegran cuando sus amigos consiguen logros y su corazón se rompe cuando muere una amiga, sin embargo son fuertes cuando piensan que ya no hay mas fuerzas........pero hay un defecto en la mujer, se le olvida cuanto vale.

A TRABAJAR.........

TORREÓN: ACTUAL PARADOR, VILLALBA.
Acabando el verano del 61, llegaba el 12 de septiembre, cumplía 17 años y tocaba reintegrarme a mi vida en La Coruña. Aquel verano fue muy dichoso para mi, al regresar de Puentedeume a mediados de agosto, nos preparamos para la fiesta del Patrón de Villalba que se celebra el 31 de agosto, San Ramón Nonato. La romería al río de La Magdalena era la salida de los festejos, todos iban de merienda a la ladera del río para luego bailar hasta tarde en el campo, era un poco difícil pues había muchas piedras y el suelo no era firme. Yo ya había contactado con Vicente y estaba en el cielo, todos los días salíamos e íbamos a todos lados. El baile en El Casino sería el 31 y este fue el colodión de aquellas fiestas que recordaré con nostalgia.
La casa de Bouza en Villalba, constaba de tres plantas, abajo, había un recibidor, tras la puerta que daba a la entrada, estaba la sala comedor con una chimenea que en invierno se encendía, dando un ambiente muy agradable, allí era donde se hacía la vida común, seguía una gran cocina, en la que, a veces, colaborábamos, subiendo unas escaleras se encontraba una puerta que daba a un jardín con arboles frutales y en donde se había construido una especie de pista donde pasábamos las tardes y muchas veces en verano comíamos. En el primer piso estaban los dormitorios, el despacho y un comedor, en una especie de habitación italiana, que se usaba en contadas ocasiones, junto al comedor, estaba el piano. Mª Fernanda tocaba muy bien el piano y yo hacía mis pinitos. Ese año tuve una gran fiesta de cumpleaños, invitaron a todos los amigos y por supuesto vinieron Vicente y sus hermanos, ellos se marchaban para Madrid pronto, recuerdo que me trajeron, entre más cosas, una gran caja de bombones, caja que durante muchos años conservé para guardar cartas y postales. Entre baile y baile, muchas veces nos rozábamos las mejillas, esa sensación todavía la siento al recordarlo. Así después de aquel verano volví a La Coruña.
Ya empezaba el fresquito, era hora de pensar en hacer algo, me matriculé en la Academia Nebrija que por aquel entonces estaba en la calle Panaderas, muy cerca de mi casa. No habiendo terminado el Bachillerato, opté por seguirlo allí, complementándolo con Mecanografía, Taquigrafía y Contabilidad. En casa seguía dibujando, practicaba a diario.
Tere y yo, por mediación de sus amigos, íbamos a La Hípica, una sociedad que había en la que además de competiciones, etc.. durante todo el año se hacían bailes y se pasaba el rato. Allí conocí a José Luis Dorrego, él era hijo de un Inspector de Hacienda, era un niño bien de la época, tenía muchas inquietudes, entre ellas tenía en mente montar una Agencia de Publicidad, al hablar de ello, yo le dije que había hecho 3 años de Dibujo Comercial y si llevaba a cabo ese proyecto, contara conmigo. La cosa quedó así. Pasando el tiempo, lo conté en casa, eso le dio una idea a Juan que por entonces conocía a bastante gente, debido a la Gestoría, además La Coruña era una ciudad muy pequeña. A los pocos días llegó a casa y me pidió todo lo que tenía hecho, pues había hablado con un amigo que tenía la entonces Agencia de Publicidad más importante de La Coruña, Publicidad Maxán. Casualidades de la vida, José Luis me llamó para lo mismo, pues su proyecto ya estaba comenzando, tenía dos opciones, ante mi inseguridad opte por la de Dorrego, al fin y al cabo, él era, como yo, un principiante y arriesgaría menos. En noviembre comencé mi etapa de profesional, era un mundo nuevo en el que aprendí mucho, además de dibujar los anuncios para la prensa, también hacíamos cuñas para la radio, en fin, toda clase de cosas que tenían relación con la publicidad. Me pagaban poco, pero me sentía útil y contribuía con mi sueldo a mi manutención, yo no sabía en que situación había venido, ni si mis gastos eran pagados por mi padre, entonces, me sentía en deuda con mi familia y quería ayudar, así lo hice entregando todo mi sueldo, me daba tranquilidad, no sentirme una carga.

AÑORANZAS, RELIDADES Y UN POQUITO DE POLÍTICA...PERDÓN

SI VAS A MI TIERRA
Si vas a mi tierra... Tú sabes cual es.
La que vive entre sombras y penas,
la que vive cautiva en el tiempo...
la que vive arrastrando cadenas.
Si vas a mi tierra... Tú sabes cual es...
la que llora de noche y de día,
donde lloran los hombres...
lloran los novios y los esposos
y lloran las madres
porque sus vidas se han quedado vacías.
Si vas a mi tierra...tú sabes cual es
es aquella que llevo sembrada en el alma...
donde lloran los pueblos y lloran sus calles
lloran los arroyos y lloran los ríos
lloran los campos, las montañas...los valles
y sin consuelo lloran las palmas
y llora el guajiro en su triste bohío.
Si vas a mi tierra...Tú sabes cual es!!
es aquella que en una mañana
de La Santa Ana
se vistieron de luto las madres cubanas.
Es aquella que un día de Enero
se tiñeron de negro
las azules aguas de Varadero...
perdieron sus verdor los cañaverales
y perdió su encanto el Valle de Viñales.
Es aquella que un día Colón la llamó
la tierra más linda de todas las tierras...
y que un barbudo la destruyó
quebrando su paz y creando la guerra.
Es aquella que vive en el tiempo cautiva...
que se pierde en los mares
como un buque que va a la deriva.
Es aquella que sangra constante
por la herida que vierte legiones de héroes...
incógnitos mártires del infierno de Dante.
Es aquella que lleva en la espalda
la herida indeleble que por siempre guarda
del puñal asesino que un monstruo clavara
y que en una mañana de La Santa Ana
tanta sangre cubana se derramara.
.
Es aquella que vive sin Dios
que vive con hambre y sedienta,
aislada del mundo...que sufre irredenta
cautiva...viviendo entre rejas
sin que hayan oídos que escuchen su queja
Es aquella que se ha quedado atrás
cautiva en las garras de un Satanás.
Es aquella que el mundo ha dejado sola
llorando por sus hijos que han muerto en los mares
huyendo de las garras de sus criminales
y por aquellos muertos en Angola.
Si vas a mi tierra...verás con tristeza
que hay pueblos que sufren... pueblos abatidos
hogares humildes llenos de pobreza
edificios cayéndose...semi destruidos.
Verás como la férrea torpeza de "un bruto"
ha llenado a mi tierra de luto...
y su mayor tesoro... SU JUVENTUD...
son fantasmas que vagan en la multitud.
Verás que en las Iglesias las luces de Alabastro
fueron opacadas por el tirano de apellido Castro.
Si vas a mi tierra tu sabes cual es...
es aquella que sufre en su entraña
el dolor de perder a sus hijos
porque un Judas que nació en la montaña
le llenó de espinas el llano.
Falso mecías de ricos y pobres
que traía en la espalda la Virgen del Cobre
y un rosario en sus manos.
Si vas a mi tierra... Tú sabes cual es!!
allí donde hay cosas que tu no las ves...
Vas a ver aquello que el turismo te lista
Pero no irás a Villa Maristas. (1)
Vete a las cárceles para que te asombres
de ver como allí se pudren los hombres.
Visitarás los sitios de grandes placeres
pero no visitarás la cárcel de mujeres...
Cubanas Mambisas...Cubanas... Leales
dignos ejemplos de Mariana Grajales.(2)
Tú como turista no encontrarás obstáculos
ni sentirás del monstruo sus horribles tentáculos.
En cambio encontrarás sutiles primicias
mientras que el pobre cubano se asfixia.
Quizás si te encuentres un día cualquiera
con la triste presencia de alguna jinetera...
y comprarás su cuerpo...pero nunca su orgullo
pues pagaste por algo...que nunca fue tuyo.
Ahh...¡ que triste es eso amigo viajero
todas esas cosas que tu veas, yo quiero.
Si vas a mi tierra... mi querido amigo
Ve... y dile a Cuba...que mi corazón
SE LO MANDO CONTIGO.
Félix Pagés-D'Romeo Poeta cubano contemporaneo. (Recomiendo esta pagína)
Espero que se me permita esta pequeña licencia.....no puedo evitar sentir hervir mi sangre al leer estos versos de Felix Pagés y no compartirlos. Tal vez a alguien le hagan reflexionar aunque no le toque tan de cerca como a mi. Supersorry.
(1)Villa Marista: Es parte del Departamento de Operaciones de la Dirección de Contrainteligencia del Ministerio del Interior de Cuba. Fue creada en 1963 y es el equivalente cubano de la Lubianka de Moscú. Instructores de la KGB, veteranos estalinistas, trasmitieron a los cubanos su vasta experiencia represiva. Esos instructores vinieron a Cuba en la época de Khruschev y de Breznev, después del XX Congreso del PCUS, cuando los crímenes de Stalin habian sido denunciados por los mismos comunistas y las tenazas estaban guardadas en la gaveta. La metodología represiva de la KGB tenia puesto el énfasis en la tortura psicológica, no la física, se trataba de destrozar el espíritu, no el cuerpo.
(2) Mariana Grajales: Fue la madre de Antonio Maceo "El Titán de Bronce" Libertador de Cuba en la Guerra de Independencia.

PUENTEDEUME VERANO DEL 61

Puentedeume, pueblo y playa
Pasa la vida, quizás demasiado rápido a estas alturas, no así, en los tiempos que relato.
Sigo con mis recuerdos, a los que, a veces, aunque los tengo siempre en mi memoria, algunos me hacen sentir de nuevo alegrías y tristezas pasadas, es por ello que en ocasiones, tarde mas en relatarlos.
Once upon a time: Llegaba ya el verano del 61 y se acercaba el calor, iba a pasarlo con la familia Bouza, entre Villalba y Puentedeume, así es que todos los sinsabores que me sucedían, los pasaba un poco mejor, pensando en como lo iba a pasar en esos meses que vendrían.
Mi prima Tere ya trabajaba en Miranda y Gª del Valle, en la calle Marcial del Adalid, muchas tardes iba a esperarla al salir del trabajo e íbamos a pasear y a tomar algo por ahí, a veces quedábamos con amigas de ella, recuerdo, sobre todas a Chus, por cierto, una vez nos dijo, que habíamos venido de Cuba para sacarles los pocos chicos que habían quedado de la Guerra, esto -supuse yo- debido al éxito que suscitábamos entre los chicos, aunque no me cuadraba mucho, ya que la Guerra había sido veinte años antes y además, no era para tanto....
La Coruña era y es una ciudad que mira al mar, por supuesto, condición necesaria para vivir yo en ella. Es una pequeña ciudad alegre y bulliciosa a la que conocía y sentía mía. En el Paseo del Parrote, había un hotel que tenía una piscina que a su vez era una especie de Club Social, La Solana. Por los años 60 en La Solana solo había una piscina y en total los socios podían llegar a 1300, aproximadamente, por lo que se estaba a gusto. Juan me hizo socia como familiar y a partir de mayo íbamos por las mañanas a tomar el sol y refrescarnos, él, más tarde, se pasaba el día allí, aun ahora, creo que lo sigue haciendo.
En el mes de julio, los Bouza iban a Puentedeume, un pueblo precioso, en cuya playa Cabañas, habíamos disfrutado muchas veces años atras. Tenían un piso en la calle Herreros, durante todo el año, los domingos venían Manolo Anca y Melucha, ellos atendían en un despacho, a sus clientes de la zona. El 8 de julio es la fiesta de la Virgen, no se cual, pero hacían verbenas y salíamos todo el día con una pandilla tremenda del pueblo, amigos de Mª Fernanda, enseguida congenié con todos, hacíamos excursiones y bailábamos de noche en la playa en un chiringuito que tenía una pista y ponían discos, venían chicos de Ferrol y lo pasábamos de muerte.
Como se ve en la foto, en Puentedeume había dos puentes, uno de piedra que iba desde el centro del pueblo hasta la playa de Cabañas, el otro era de hierro, por donde pasaba el tren. Todos los días, muy temprano, íbamos cargados con las toallas y atravesábamos por el puente de hierro hacia la playa, con mucho cuidado....por si venía el tren, aunque sabíamos el horario. Más tarde, se acercaban los mayores para comer y pasar la tarde....siento nostalgia, sobre todo por aquellos días y por aquella gente que ya no está. Bouza tenía un velero en que navegábamos todos los día que el viento era favorable, íbamos un montón de gente, a veces me dejaban llevar el timón..jeje nunca colisionamos cuando yo lo dirigía.
En Cabañas habían muchos chalets de gente que venía de Madrid y pasaban el verano allí, entre los chicos de los chalets se nos acercó un gordito muy simpático que todos los días estaba con nosotras, los chicos de la pandilla, cuando Ramón se acercaba, ellos se alejaban, machitos, pensábamos. Un día nos comentó uno, al preguntarle por su actitud: .-Escupís muy alto...no entendí el significado, pero él aclaró enseguida que el escupitajo altísimo era porque aquel gordito era el hijo de Pilar Franco, la hermana del "Generalísimo" Francisco Franco.....aquello me produjo una hilaridad suprema....jajaja! ¿Quien era su tío? De aquí el complejo, injustificado, que aquellos chicos tenían. Días mas tarde cuando Ramón se acercó, le conté lo que había pasado y fue él el que entabló amistad con ellos y aquel verano todos juntos seguimos divirtiéndonos, democraticamente, of course.
Tere también estaba en Puentedeume porque la familia de Nicolás, su padre, era de allí, su abuelo tenía una tienda en el centro del pueblo y ella se alojaba en su casa, que estaba en el piso superior de la tienda, nos veíamos a menudo.
Yo aun no había visto a Vicente, ellos llegaban de Madrid sobre el 15 de julio, pronto le vería de nuevo porque volveríamos a Villalba a primeros de agosto, las fiestas en Villalba eran en ese mes, la Santa Mariña y el San Ramón. Se acercaba el momento..........

EL JUNIOR

La educación recibida, tal vez, no la adecuada, en opinión de mi nueva familia, fue la que me hizo reaccionar de la manera que en el futuro lo haría. Antes de salir de Cuba, papá y yo nos acercamos al Notario. La mayoría de edad, aquí en España y creo que en Cuba también, estaba regulada por entonces, en los veintiún anos. Al venir a vivir aquí sin mis padres, ellos tuvieron que relegar la Patria Potestad a la persona que se consideraría mi tutor, que en este caso, sería mi primo Juan, por lo que la responsabilidad para él, era enorme, teniendo en cuenta mi edad, es por esto último que entiendo ahora relativamente, muchas cosas que me sucederían. Mis padres siempre tuvieron mucha comunicación con nosotros, al menos así lo viví yo, siempre mis inquietudes las he compartido, sobre todo con mi madre, que era el medio de transmisión hacia mi padre, ya que el era algo menos extrovertido, lógicamente, había cosas que me guardaba, pero eran cosas muy intimas.
Después de volver de Villalba me reincorporé de nuevo a La Coruña. Mary Lo, a la que había conocido en Villalba, vivía en La Coruña, tomamos contacto y empezamos a salir, también venía Tere, a veces. También me incorporé a la pandilla de ella, Pachulo, Pepín, Fajardo de Andrade, y jose Luis Bugallal, a este último, que era pijin, cuando lo nombrabamos decíamos, José Luis Bugallal Vela, el chichí de su abuela, eran buenos tíos, habían niñas, pero no recuerdo mucho sus nombres.
En aquellos años las mujeres y los hijos menores de edad, (21) no podían entrar en El Casino, que estaba en La Calle Real y es por este motivo que los hijos de los socios montaron un Club al que nombraron El Junior. El Junior estaba situado en el 1er piso de una Heladería que daba a la Calle Real y por delante a La Marina, se llamaba Los Hermanos Pena, hoy allí hay una cafetería que se llama El Kirch. Mary Lo nos llevó a ese club, allí conocimos lo mas florido de la rancia burguesía coruñesa, me llamaba la atención su manera de presumir de lo que comían en sus casas, luego compredí por que lo hacían y es que en aquella época la economía no era muy boyante y al parecer unas fresas con nata, para ellos era, como ahora, por ejemplo, vestir un Lacoste. Eran buena gente, los chicos, jugaban al Mus, las chicas fumábamos como chimeneas y cotilleábamos de otras que no estaban presentes y a las que todavía no conocíamos, pero conoceríamos después, tal vez también lo harían de nosotras, claro, sobre todo tras el éxito que tuvimos al conocer ellos que eramos cubanas, equivocadamente, sinónimo de sangre caliente, ya se sabe, chicas facilonas. Nos hacían corro sobre todo a Tere, más tarde se darían cuenta que las cubanas podían ser tan estrechas como entonces eran las españolas, quizás mas.

HAY DÍAS.......

Tomé esto, de algo que leí un día: Hay días llenos de viento, hay días llenos de furia....hay días llenos de lágrimas. Pero después.... Existen días llenos de amor, que nos dan el coraje de ir adelante, todos los días de nuestras vidas.
Tras mi primera desilusión, una de tantas que viviría, pensé, como en el final de la película "Lo que el viento se llevó" dijo Escarlata O'hara. -Mañana será otro día....
Papá tenía un amigo en Villalba, un verdadero amigo. Luis Bouza, conoció a mi padre cuando ambos eran muy jóvenes, allá por los años treinta, cuando papá venía a España a ver a su madre, cosa que hacía con frecuencia. Los padres de Luis, tenían una tienda donde vendían telas, en la calle principal de Villalba y papá iba desde Candamil todos los días en un caballo, eran 10 kilómetros, la distancia que había entre las dos localidades. Seguro que en alguna ocasión coincidieron en algún sitio y comenzaron esa maravillosa amistad que duraría hasta siempre que es posible que algo dure en esta vida. Luis estudió Derecho y ejerció en Villalba, él, tenía un amigo también abogado, con el que más tarde se asociaría para montar un despacho en Puentedeume. Manuel Anca era hijo de un republicano que asesinaron en La Coruña. Yo conocí a Anca en el año 1955, cuando vinimos por segunda vez a España, aunque en el año 1947 ya existía esta amistad, yo no me acuerdo. Era un hombre muy culto, su amistad con papá aunque no tan intensa como la de Bouza, también fue muy sincera, él estaba casado con una mujer que, además de muy guapa, fue la persona mas dulce que he conocido jamás, ella tenía una enfermedad cardíaca bastante grave, por la cual siempre, estaba sentada, no podía hacer mucho ejercicio. Melucha, me contaba que mamá le había salvado la vida. En el año 1947, un día que mis padres vinieron a La Coruña, mi padre dejó a mi madre en casa de Anca, en la calle Pardo Bazán, al lado del Cine Equitativa, mientras él, iba a hacer unas gestiones con Anca, Melucha, estaba sola en casa, la señora que trabajaba en su casa, había salido a comprar algo, ella estaba sentada en la mesa del comedor, limpiando la plata, como tenía que hacer esfuerzos para sacar brillo a los cacharritos, parece que sintió una punzada en el lado izquierdo con un fuerte dolor en el pecho, mamá se asusto y enseguida corrió a enchufar la plancha, con una toalla por debajo, se la puso sobre el corazón, mientras Mercedes llegaba a la casa, en ese momento, alarmadas las dos, llamaron al médico que acudió muy rápido y reconoció a Melucha. Días más tarde tras reconocerla, el médico diagnosticó, que había sufrido un amago de Infarto, al contarle a él, la reacción de mi madre, dijo que el calor local que le había aplicado ella, le había salvado la vida.
Melucha y Manolo, vinieron a verme a casa, me alegré al verlos y quedamos para ir a Villalba el domingo, para comer en casa de Luis Bouza. El domingo pasamos un día muy bueno, tanto que me invitaron a pasar unos días en Villalba, volveríamos el sábado y me quedaría. Bouza, tenía tres hijos, dos chicos y una chica de mi edad, con la que nunca me había llevado muy bien, aunque el trato, era siempre correcto. La verdad es, que Fernanda ya no era la tontita que yo había visto años atras, al pasar el primer día y llegar la noche, ya en las camas, antes de apagar la luz, le dije. -Mª Fernanda, parece que ahora no me caes tan mal como antes. A lo que ella me respondió. -A mi me da la misma sensación....Chévere, pensé.
Aquellos días, que fueron quince, me lo pasé bárbaro, además coincidió la Semana Santa y reencontré muchas niñas que vivían fuera y pasaban vacaciones en Villalba. Conocí a Mary Lo, una sobrina del farmacéutico Vázquez que pasaba unos días con sus tíos y vivía en La Coruña, su padre tenía una tienda de fotos en la Calle Real que se llamaba Foto Gama, enfrente del Casino, las mejores fotos que me habían hecho nunca, me las hizo él.

DESILUSIONES

La generación que me tocó vivir ha sido la generación del Siglo XX que cambió el orden de las cosas. Durante muchos años, la juventud había sido educada, más o menos para jugar los mismos papeles, me refiero a los de género. Me ha gustado vivir lo que he vivido, a pesar de todas las consecuencias que esto me ha traído, pero si, si me ha gustado y me gusta......y no soy masoquista. A pesar de vivir durante 4 años en España anteriormente, mi mentalidad seguía siendo la que en mi casa, con mis padres me habían inculcado. Jamás me había separado de ellos, ni siquiera para ir a un campamento, pero aun así, no me sentía sola, además, tenía 16 años y a esa edad, no hay nada que se ponga por delante, que no puedas vencer, de aquí, que me resultase chocante algunas cosas, a las que me enfrentaría en adelante.
Aquel día de febrero de 1961, amaneció soleado pero frío, como me había propuesto, llamé a mi prima Tere, hablamos y quedamos para vernos por la tarde. ¡Que alegría! Le contaría tantas cosas..... enseguida abrí mis maletas, pues aun no había colocado la ropa en los armarios, y ¡¡¡Sorpresa!!!, no encontraba ningún pantalón....-Que raro... había traído vaqueros, que además de gustarme mucho, abrigaban. -Mª Luisa, has abierto mis maletas?? pregunte a la mujer de mi primo. .-Si, estuvimos Juan y yo de noche buscando la ropa mas apropiada y tu primo guardó los pantalones y algún vestido que no nos pareció bien. -Aquí no es como en Cuba, se viste de diferente manera, ya te enseñaré. No me gusta discutir, a no ser de política, de política si, me encanta. Escuché con tranquilidad los argumentos por los que los pantalones, no eran adecuados? para una mujer, en aquel entonces y, en fin, no merecía la pena, así que me puse una falda, de las autorizadas y pedí permiso para salir a tomar un café con mi prima.
En la calle Rúa Nueva, había un Café antiguo adonde yo iba con mis padres y que a mi me gustaba, se llamaba el Café Español. Entré, aun era temprano, busque una mesa, pedí una Coca cola y encendí un cigarrillo. Enseguida apareció Tere, nos abrazamos y empezamos, como siempre, a charlar, ya estábamos juntas otra vez y estaba contenta. El tiempo pasó rápido y a mi me habían puesto tope a las 10 de la noche, así que nos despedimos. Salí por la Rúa Nueva hasta San Andrés y justo en la esquina de la Calle del Sol, enfilé hacia el numero 12, subí los cuatro pisos, sin ascensor y llamé a la puerta. Abrió la puerta mi primo Juan, tenía muy buen olfato y me pregunto, -Fumaste?? yo le dije que si, entonces cojió mi bolso, saco mi tabaco de dentro y lo tiró a la basura. Ni una palabra me dijo, lo entendí a la primera, aquel día supe que el tabaco y los pantalones..... nanay....calladita sonreí y pregunté...... ¿Que hay de cenar?
Mi primo Juan: Al igual que todos mis primos, me llevaban 20 años, al ser mi padre el mas pequeño de sus hermanos y al haber tanta diferencia de edad entre ellos, además cuando yo nací mi padre tenía 40 años.
Juan había nacido en Cuba, como su hermano Modesto y con pocos años, mis tíos y ellos habían vuelto a España. Juan, ya casado y con 2 hijos, en el año 53 intentó volver a Cuba a probar fortuna, pues, aunque era Profesor de Contabilidad en una Academia y a pesar de montar una Gestoría en el Cantón Grande con un socio, no le iba muy bien. Juan llegó a La Habana y se instaló en casa de su hermano al que le iba muy bien trabajando en la Joyería que tenía su suegro. No se que relación tendrían, durante el poco tiempo en que vivió allí, solo sé, que mi padre fue a casa de su hermano y lo llevó a vivir a casa de tía Pura, que como os conté antes, tenía una Casa de Huéspedes. Papá se encargó de todo, nuestra relación con él era magnifica, eramos como colegas...Kiko y yo. Cuando estábamos en Tarará Juan venía con nosotros. Muchas veces, cuando recibía carta de España, se las leía a mamá y lloraba, los extrañaba mucho, al final, no encontró lo que le convenía y se volvió a España. Mi extrañeza fue, que su comportamiento entonces, en el año 1961, conmigo se había transformado, pero comprendí la responsabilidad que le acarreaba mi estancia allí. Lo acepté y hasta se lo agradezco, en cierto modo.
Vivimos ...y en arduo aprendizaje de vivir, recordamos ...las vivencias, algunas vividas, otras soñadas; pero todas juntas, paso al frente y la mirada en el presente........continuará.

VIVIR NA CORUÑA QUE BONITO E, ANDAR DE BARANDA E DORMIR DE PE

Efectivamente, esto era para mi, hasta entonces, La Coruña, una ciudad alegre y donde yo había sido muy feliz, recordaba, ya en el coche de González, rumbo a mi destino. Me venían a la memoria momentos pasados, cuando llegamos en el 55, Kiko y yo alquilábamos bicicletas donde ahora está El Gobierno Civil, frente a la oficina central de Correos, y paseábamos por toda la ciudad, entonces no había carril bici, no hacía falta. También recordaba las tardes con Silvia y las cenas en Lardy y en el Coral con nuestros padres, muchas cosas mas pasaron por mi cabeza mientras el coche rodaba por aquellas carreteras de Castilla. Llena mi cabeza de lo pasado en Madrid, los reencuentros con todas las personas a las que había dejado de ver durante casi 3 años, añadiré que, me acerqué a mi Colegio, donde fui muy bien recibida, aunque algunas niñas ya no estaban, si las monjas, que no habían sido trasladadas, sobre todo fue feliz mi encuentro con la Madre Manuela a la que yo le tenía mucho afecto. Pasé también por casa de las primas de mi padre, que se alegraron mucho al verme y a las que vería en mas ocasiones.
El viaje, era largo, paramos a comer en La Bañeza, seguimos enseguida para llegar con día a La Coruña, así fue y a las 8 de la tarde llegamos delante del número 12 de la Calle del Sol. Llamamos a la puerta y allí estaban todos, mi primo Juan, su mujer Mª Luisa, sus hijos Marica y Modesto, además había otro habitante que había nacido mientras yo estaba en Cuba, era Juanjo, tenía 9 meses, sabía de su existencia, enseguida lo cargue, era un niño precioso, al que quise mucho, igual que a sus hermanos. Pasamos adentro y González que venía con Angelito, su cuñado estuvieron un rato en casa, nos despedimos y al día siguiente volverían a Madrid.
Aquella tarde la pasamos charlando y recordando, se paso el tiempo volando, yo dormiría en la habitación de Mariquiña en una cama abatible, la casa no era grande y a mi me gustó la idea porque estaríamos juntas y podríamos hablar. Una vez mas la vida me proporcionaba otra nueva vida. ¿No?
Mañana llamaré a Tere, pensé, al fin y al cabo, ella era la persona que mas quería y con la que estaba unida para siempre, pues ya os dije que aunque no tuve hermana, ella lo fue siempre para mi y así la considero, a pesar de nuestras discrepancias a lo largo de los tiempos.

MADRID II

Esta tarea me está resultando, como un modo de psicoanálisis, en una época de mi vida, movida por las circunstancias, acudí a un Psiquiatra y realicé esta terapia, en cierto modo es duro, a veces, revivir partes de tu vida, que aunque felices, sufres al recordarlas, precisamente por pasadas y añoradas y otras que no han sido felices, al recordarlas de nuevo las vuelves a sufrir y a vivir. Los recuerdos tienen memoria.
Tras este pequeño preámbulo, continuo con mi historia.
Por fin llegó el día 27, ya eran las 8 de la tarde y muy nerviosa, bajé al portal y allí estaba mi rubio. Estaba de espaldas y al sentir mi taconeo, volvió la cabeza y sonrió, le di la mano y bajamos hasta Ferraz, para enfilar el paseo de Rosales y llegar hasta la Plaza de España. Hablamos mucho, mucho..tanto que sin darnos cuenta se nos pasó el tiempo volando. Ya a las 10:30 me despidió en el portal y quedamos en que nos llamaríamos.
Aquella noche no me quedé charlando ni siquiera quise cenar, no tenía apetito, estaba llena de vivencias que quería analizar y me acosté antes que nadie. Ya en la cama me quedé dormida recordando aquella, mi primera cita legal con Vicente..
Al día siguiente, fui a ver a mis vecinos de la calle Espronceda, Don Mariano, el médico, me quedé a comer con ellos y me acercó Marianito a casa por la tarde. Todos ellos fueron encantadores conmigo, esa relación duro bastantes años, incluso despues de haber muerto sus padres. Mariano Jr. es médico y trabaja en Madrid en una Fundación con el marido de la Infanta Margarita de Borbón, Carlos Zurrita. Rosita trabajaba en Iberia, siempre que venía Kiko a España la veía en el aeropuerto de Barajas.
En Madrid estaba también, Pepe Fustes, él, era un chico que frecuentaba el Casino Español y que era hijo de un amigo de mi padre, Pepe, estudiaba en España, vivia en una Pensión de la calle Magdalena, yo le había escrito para decirle que vendría y me mandó su teléfono. Llamé a Fustes y quedamos en La Plaza Mayor. Me alegró mucho ver a Pepe, hacía 5 meses que no le veía, paseamos y bajamos por el Arco de Cuchilleros hasta Las Cuevas de Luis Cándelas, alli tomamos algo y como era viernes y a mi me llevaban a Galícia el domingo, nos despedimos hasta el verano, ya que él lo pasaría en Ortigueira y nos veriamos, como asi fue.
El sábado sería el último día que estaría en Madrid, asi que se lo dediqué a Vicente, ese día no tenía clase y me vino a buscar temprano, pasamos una tarde inolvidable. Vicente ya estaba en la Universidad estudiando Derecho, su ilusión era ser Magistrado, desde niño lo tenía muy claro y termino el Bachillerato muy joven. Al despedirse me dió un beso en la mejilla, fue la primera vez que lo hacía, eran otros tiempos, yo no me atreví a devolverselo. ¡Que estupidez!
Nos veríamos en Villalba en Junio.

MADRID

Tras 18 horas de vuelo, por fin, llegamos a Madrid. Pusieron la escalera y fuimos los primeros en bajar, hacía un día de sol, maravilloso. Enseguida sentí el frió, que hacia tanto tiempo no me acariciaba, entre la gente, reconocí a González y a Chucho, su hijo, levanté el brazo y corrí hasta la tela metálica que separaba a los pasajeros, tras saludarles, seguí hacia la aduana para recoger el equipaje y enseguida me encontré con ellos, también estaba Angelito y Conchita que eran, la hermana de María y su marido
Mama y papa con González y María, al lado Lolita, nuestra prima de Madrid y sentadas, Conchita, la hermana de María, Pili, nuestra prima, hermana de Lolita y a su lado Marinita, la hija de González
Al salir, estaba María dentro del coche, ella tenía una enfermedad nerviosa que le impedía caminar, le había empezado antes de salir de Cuba, esa enfermedad, se agravaba progresivamente hasta dejarla en estado vegetal, como así fue. Por aquel entonces todavía estaba en los comienzos.
La casa de González en la calle Rey Francisco, era enorme, tenía que ser, por la cantidad de gente que allí vivía, entre unos y otros calculo que unos 12, tenía una superficie de unos 240 metros cuadrados. Me sentí muy arropada, siempre habíamos tenido mucho trato, sobre todo cuando eramos niños. González tenía una finca en el campo, alli papa tenía un caballo y muchos fines de semana ibamos a pasarlos alli. Hasta la noche no extrañaba nada. González calculó la hora y llamó a La Habana para hablar con mis padres y tranquilizarles, diciéndoles que ya estaba bien, me emocioné mucho, pero se me pasó rápidamente cuando Teresita, la hija de Conchita y Angelito, que era un año menor que yo, me dijo que me pusiera el abrigo para dar un paseo por Madrid. Antes llamé a casa de Vicente que estaba en clase y hable con sus padres, ellos se sorprendieron porque habían pensado que yo venía en el barco Santa María al que habían secuestrado un mes antes, tras aclarar esto último, quede con su padre, que me llamaría mas tarde, cuando llegara a casa.
Enfilamos hacia la calle Princesa y bajamos hasta la Plaza de España, Madrid, por aquel 1961 era una ciudad muy bulliciosa y a la vez tranquila por el tráfico, siempre me gustó y me gusta, pero ahora no es precisamente la ciudad donde quisiera vivir. Nos sentamos en la terraza de un Café en La Gran Vía, al lado del cine Coliseum, eran las 6 de la tarde y empezaba a oscurecer, charlamos un rato y al fin cambié las 1000 pesetas que papa me había dado, fue un rollo porque un café costaba entonces en una terraza 1,50 pesetas, pero me las cambiaron facilmente, aquellas 1000 pesetas me duraron mucho tiempo. Ya en casa, esperé la llamada de Vicente que no se hizo esperar mucho, hablamos durante una hora y quedamos para el día siguiente a las 8 de la tarde en el portal.
Muchas fueron la emociones vividas aquel 26 de febrero, me acosté a las 2 de la madrugada, la televisión duraba hasta las 12 de la noche, una vez apagada nos quedamos charlando hasta esa hora. María se había acostado temprano, pues se fatigaba mucho. Iba a dormir en la habitación de Tina, una asturiana que cuidaba a María y que conocíamos de Salas, que era el pueblo donde había nacido González. En la habitación había 2 camas y compartíamos un cuarto de baño con otra habitación, me aseé y me metí en la cama, Tina, muy cariñosa conmigo, me hablaba y yo tenía la cabeza en las nubes pensando en lo que me esperaba al día siguiente y haciendo planes para mis adentros, al fin apagamos la luz y fue en ese momento, a oscuras, cuando caí en mis pensamientos y me vinieron a la cabeza las imágenes de mis padres y de Cuba, se me escaparon las lágrimas, Tina, al sentirme, se levantó y se sentó en en mi cama para abrazarme y consolarme, años mas tarde se lo contó a mama y se emocionó.

LETRA Y MUSICA DEL BAILE HOKEY-POKEY

Esta es la música del baile que menciné en mi entrada "12 de septiembre de 1960" aquel que tenias que hacer lo que mandaba la canción. Este baile me lo enseñó Tere. Lyrics and Music

LOS GUIZÁN CAO

De la familia de mamá, ya os conté algo, pero ahora voy a hacerlo con de la de mi padre.
Francisca Cao Bahamonde nació en Muras, cerca de Vivero, en la provincia de Lugo, allá por el año 1857. Manuel Guizán Pita nació en Xermade, Lugo en 1855. Estos eran los padres de Justo, vuestro abuelo. Se casaron y montaron su vida en Candamil, Manuel era herrero y tenía el título de Maestro, otorgado por AlfonsoXII, Francisca era analfabeta y así murió, paradójico ¿no? Mis abuelos tuvieron siete hijos por orden:
Juan: Fue el primero en emigrar, nacería sobre 1880, se casó con Esperanza Guerreiro, natural de Vivero, algo os conté de él, murió en 1957, tuvo una hija, Berta. Gervasio: Nació en 1889, se casó con una costurera de Lousada, prima de las hermanas Quintás, que fundaron las tiendas de La Coruña, "LaMaja" y "Pascual" emigraron a Cuba, tuvieron un hijo, Gervasito al que conocisteis cuando vino a España con Felix y murió de un infarto, al tomar el avión para Londres en Barajas. En Cuba tenían una franquicia de una marca de ropa especializada en bañadores de señora, "Jantzen". Eran mis padrinos. Regina: Nació en 1892, se caso con Modesto Freire, natural de Castro del Rey, emigraron a Cuba donde tuvieron una ferretería, nacieron 2 hijos, Modesto y Juan. Volvieron a España, para papá fue su segunda madre, contaba mamá que había visto llorar a papá solo 2 veces en su vida, una en el año 1950, cuando tuvieron su problema y la segunda cuando murió Regina. Yo lo vi una tercera, cuando nació vuestro hermano Jóse.
Marcial: Nació en 1895, emigró a Cuba y volvió a España, se casó con la hija del alcalde de Somozas, un pueblo cerca de Ferrol, se fundió todo el dinero de su suegro, o mejor dicho se bebió. Tuvo 3 hijas, Berta, que vive en Londres, Pura y Beatriz. Se ahorcó en 1967 porque no podía dejar el alcohol. Esperanza: Nació en 1899, fue a Cuba a vivir a casa de tío Juan, su mujer la puso de chacha y se volvió para España. Se casó con Francisco Paz ya madurita, decía mamá que abuela, cuando tío Pancho venía a pavear, se iba a dormir temprano arriba, para ver si la dejaban preñada y así la casaba. Amen..... de la estrategia nació Paquiño. Pura: Nació en 1902, se caso con Crisanto González, de Candamil y emigraron a Cuba se montaron su vida en Güines, ya os hablé de ella, quedó viuda muy joven y papá la ayudo etc...nacieron Manuela, Regina, Crisanto y Herminia. Justo: Nació en 1904, emigro a Cuba, conoció a una cubana que le sorbió el sesito, se casaron y tuvieron 2 hijos Kiko y yo.
Abuelo Manuel murió en 1911, cuando papá tenía 7 años y Francisca con 92 años, en 1949.
Foto) Grupo de amigos en una fiesta (Candamil) papá es el que tiene el queso encima de su rodilla. A la derecha la chica de blanco es mi tía Esperanza y detrás se ve una señora al fondo vestida de negro. Es mi abuela Francisca. Foto) Emigrantes en Cuba. Papá agachado, pone su mano sobre la cabeza de un amigo.

ADIOS A CUBA.......


Adiós a Cuba... es una pieza que Ernesto Lecuona compuso en Las Canarias tras su exilio y que utilizó Andy García en su película "La Ciudad Perdida" sobre un guión de Guillermo Cabrera Infante. Estoy tarareando los tristes compases de esa pieza y me viene a la memoria la última vista desde el aire de La Habana.
La Navidad de 1960, la pasamos en casa de Jesús Fernández y Aurora, (el consuelo de mamá después de haberse quedado solos), ellos eran los padres de Aurorita, tenían una tintorería en Marianao, por entonces, ya se había planeado mi salida, papá me había hecho escoger entre ir a los Estados Unidos ó para España, por supuesto decidí rápidamente irme para España, total sería por tres ó cuatro meses, como mucho un año......si, si.... solo fueron 47 años.
Por la radio se alertaba de una inminente invasión a Cuba por parte de los americanos. El Malecón estaba lleno de soldados armados hasta los pelos y con las antiaéreas preparadas para atacar. Ante esta situación, papá decidió trasladarnos a un hotel detrás del Capitolio y al lado de la casa de Tere, el Hotel Campoamor, en la calle Industria, que ya no existe. Ya en las habitaciones y llegada la noche, escuché discutir a mis padre sobre la conveniencia de que mamá debería acompañarme. Muchos amigos de mi padre, al quedarse solos tras haber mandado a sus familias fuera, sintiéndose solos y deprimidos, se habían suicidado, no pensé de él tal cosa, porque papá era hombre valiente y sensato, pero tenía miedo porque la desesperación, a veces, lleva al mas integro, a cometer actos impensables. Al día siguiente les planteé que no me iría si mama venía conmigo, además, no se alargaría mucho la separación y yo estaría bien, si acaso la situación se alargaba mamá, siempre podría irse a España, para estar conmigo.
Mi padre, siempre dijo que lo que le había costado tanto levantar, no lo abandonaría, solo en el caso que le llegara la hora en la que el Gobierno actuara....... solo así, entonces se iría. Así fue que, aquella alegría de antaño empezaba a convertirse en tragedia. La consecuencia de esta Revolución en la parte trágica, no era la pérdida material, que también lo fue, sino en lo personal, en el sentido de que las familias se deshicieron por completo, plantando a cada uno en un sitio diferente.
Mi destino era en La Coruña, Galicia y sería en casa de un sobrino de mi padre, hijo de su hermana Regina a la que él adoraba y que murió muy joven. Juan, adonde yo iría, al igual que su hermano Modesto, había nacido en Cuba, adonde sus padres habían emigrado, ellos tenían en sociedad con otro paisano, una ferretería. Siendo los niños pequeños habían disuelto la sociedad y se habían vuelto para La Coruña. Mas tarde, Modesto volvió a Cuba donde vivió hasta que se fue para Chicago, para mas tarde morir en Miami.
Ya estaba todo en marcha, enseguida le escribí a Vicente para decirle que no sabía si iría en barco o en avión y que al llegar a España, le llamaría. -Por barco no quiero, prefiero ir en avión. Así, pensé y se lo comunique a mis padres, iría a Madrid directamente y vería a Vicente, dichoso Vicente. En Madrid, vivía González que había salido de La Habana porque tenía una fábrica de colchones y ya se la habían birlado los barbudos. González vivía en la calle Rey Francisco, casi esquina a Princesa, en esa casa se rodó la película "¡Pim!, ¡Pam! Fuego" que protagonizaron Concha Velasco y Fernando Fernán Gómez. Encantados de recibirme, le dijeron a mi padre, me irían a buscar a Barajas y tras unos en MadridLlegó el 25 de febrero de 1961, a las tres de la tarde salía mi vuelo, a las dos había que estar en Rancho Boyeros que era el aeropuerto. Algo me hizo ir a la terraza de mi casa y mirar al horizonte, a ese mar que tiene tantos azules, desde el celeste hasta el marino intenso y a esas olas que rompían con rabia en el muro del Malecón, esa rabia que siento ahora al recordarlo.
En el aeropuerto estaban todos, Manuela, Celestino, Teté, tía Pura, Quinito, Pepito....pero faltaba Herminia, ella no estaba. Entregué el pasaporte y pasé a la "pecera", allí estabas una hora viendo a la gente tras una pared de cristal y donde te llamaban para cachearte no fuera que te llevaras algo mas de lo que debías, que eran nada menos que 20 Kilos de ropa. Cuando abrieron las maletas, sentí un frio espantoso, mamá había abierto el forro de una de ellas y había metido $5.00 en monedas de 25 centavos que años mas tarde, 13 de ellas fueron mis Arras de boda, además papá me dio un billete de mil pesetas que todavía estaba en circulación y que yo llevaba dentro del "ajustador" sostén, esas me las quite en cuanto el avión despegó, pues el vuelo era de Iberia. Sacar divisas era un delito que me habría costado no salir y algo mas, pero el que podía lo hacía y a mi me salió bien.
Llamaron al vuelo y eché la última mirada antes de ponerme a la cola, entonces vi a Herminia sofocada, venía corriendo, deje la cola y salí disparada hacía el cristal, ya no pude mas, empecé a llorar, primeras lágrimas de las muchas que me quedaban por derramar, al verme llorar, se acerco un miliciano armado, como todos, y me dijo: -¿Por que lloras, linda, si te vas de paseo? entonces como idiota miré para el y le conteste acobardada: -Bueno compañero, es la emoción. Pedazo de cabrón, pensé para mi, claro.
La salida de La Habana desde el aire, es preciosa, el avión se aleja y luego pasa por arriba, parece que lo estoy viviendo. Íbamos unos 10 chicos y chicas entre 15 y 16 años, nos pusieron juntos, el vuelo hacía escala y duraba 18 horas. Aterrizamos en las Azores y bajamos al aeropuerto, nadie pudo tomar nada porque no teníamos dinero, yo si, pero las monedas que me valían estaban en la maleta y las mil pesetas no eran válidas allí, asi que, a pasear 2 horas por el aeropuerto, pareciamos una excursión, todos juntitos, uno detrás de otro.

ADIOS....TERE

Kiko se había ido, Maruchi, también... y ahora era Tere la que se iba para España, hacía solo un año y medio que habíamos regresado y ya me quedaba sola de nuevo.
En Cuba, la gente empezaba a mandar a sus hijos fuera del país, se organizó una operación clandestina que denominaron "Operación Peter Pan", consistía en buscar familias en Los Estados Unidos que recibieran a chicos y chicas cubanos entre 12 y 16 años, temporalmente, supongo que, para ver que rumbo tomaba la nueva situación en Cuba, se produjo un éxodo masivo de jóvenes, algo parecido a lo que en España se produjo cuando la Guerra Civil, "Los niños de la Guerra" que fueron llevados a Rusia. Aquella situación no podía durar por mucho tiempo, estaban nacionalizando toda la industria, comercios, colegios y militarizando al país, la gente sospechaba que alguien pondría fin a esa actitud de los nuevos gobernantes, además, los jóvenes se estaban implicando en movimientos de contrarrevolución y corrían peligro. Ellos se quedarían en Cuba y mas tarde....ya se vería.
Así es, que Tere se iba para España y nada menos que a La Coruña, le conté como era la ciudad, que le iba a gustar y que la gente era muy animada y quizás la ciudad le recordaría a La Habana. Tere estaba ilusionada y contenta, iría a casa de un hermano de su padre que era militar y vivía en la Avenida de Finisterre, empezamos a preparar su salida. Tere pasaría por Madrid y estaría unos días, aproveche para darle la dirección de Vicente y su teléfono, con la intención de que lo conociera, ya que yo le había hablado mucho de él.
Llegó el 28 de diciembre y Tere se marchó, el avión tuvo una avería y estuvieron en Las Azores, creo, mientras reparaban el avión. Llegó a España, era Navidad, su familia conocía a una actriz de teatro y me contó que el día 31 habían tomado las uvas en el teatro, en medio de la función. También llamó a Vicente y el con sus hermanos y Manolito, su primo, fueron muy amables con ella. Yo sentí envidia, me moría de ganas de estar allí.
Me había matriculado ya para cursar el último curso de Diseño y Dibujo Comercial y seguía mi vida, ahora pasaba mucho tiempo con Silvia y con Aurorita, a la que había conocido en Villalba porque habían hecho un viaje a España y coincidimos un tiempo, nuestros padres se conocían ya. Con Aurorita, íbamos a nadar y a pasar tardes al Casino Español, que era un Club filial del Centro Gallego, allí pasábamos muchas tardes.